miércoles, 18 de septiembre de 2019

Deja que me pierda



Deja que me pierda

en la ásperas y tórridas arenas de tu piel,

que recorra como si fuese

el calor  seco del sol encendido,

cada recoveco de tu torso, de tus manos,

de tus  piernas y de tu pecho




Déjame que sea el mar embravecido,

pincelando en su oleaje

la silueta de tu sombra,

de tu tacto, de tu cuerpo…





Deja que sea la brisa de mis labios,

el faro de tu barco

en las noches,

en los días,

en los susurros que te besan,

en los segundos infinitos que te alborotan,

que te acarician.



Esos que se agotan  enmudecen

en tus silencios, en tus quebrantos… en tus

sonrisas rotas.



Concurso " Verano de Poemas" 2019
en Radio Valencia

sábado, 14 de septiembre de 2019

Quisiera

 

Quisiera escribir todas esas palabras que tu silencio me regala,
sentir las caricias que el viento te entrega cuando te susurra con su aliento,
cuando te roza,
te derrama,
te esparce con tiento y ternura.



Quisiera abrazarte sin lastimar cada uno de tus pétalos,
pasear a tu vera por tu sendero,
respirar la dulzura, el sentido,
el adiós y el beso frágil del tiempo.

martes, 6 de agosto de 2019

Bienvenidos 46



Concluye un día lleno de emociones, sensaciones, miradas, gestos, palabras , sentimientos y colores.

Con las luces de ese día que se apaga lentamente comienza un año nuevo para disfrutar, llorar, reir, soñar, sentir y vivir.
Bienvenidos #46 .



domingo, 7 de julio de 2019

Quieto






Sentado en mi trono de silencio

esperaré reposando cada uno

de mis pensamientos, en calma,

callado, sereno.

Anhelaré a cada uno de los espectros de mí

alma,

dejaré abierto el candado, que protege el

encierro de mis sentimientos,

y mientras ellos susurran, pasearé

en la travesía  que describe tu mirada.

Habitaré en el tesoro oculto de nuestras palabras.

Silencioso, seré capaz de leer los latidos que

golpean

mi rabia, mi paz,

mi descanso, mi ansia.

Seré las letras cautelosas, mágicas y puras

de los hechizos que habitan en  el grimorio,

de tu sentido, de  tu tacto y de tu cuerpo.


https://lidiacastronavas.wordpress.com/escribir-jugando/

martes, 2 de julio de 2019

Déjame acariciarte con besos de tiempo


Déjame acariciarte con besos de tiempo,
porque soy susurros,
porque soy aliento,
porque soy el himno de tu silencio.
Cuando te acaricie seré la palabra
de tu callada soledad,
seré los suspiros de ese viento
que rozan tu cuerpo.
Seré tu voz,
tu paz y tu tormento.

Déjame acariciarte con manos vacías de
sentimiento,
desnudas de vida,
repletas de alma.
Cubriré tu tez,
tu calma y tu anhelo.
Seré tu luz al alba,
seré tu ocaso en cada atardecer,
seré tu abrigo y mi castigo,
en mi placer, en mi deseo,
en el fuego ardiente de tu piel.

Déjame ponerle voz a nuestro silencio,
que calle el sonido, el ruido, el murmullo,
que se detenga tu mundo, el mío que
sea el nuestro.
Déjame ser y seré….
Seré yo, seré tú…seremos nosotros
a fuego, a piel, a hielo, a tiempo…

Serás tú, seré yo…seremos dos.



XV Premio Literario José María Portell
Poesía
 

miércoles, 5 de junio de 2019

Lámina en blanco.


Sentarse frente a una lámina en blanco e intentar expresar lo que cada uno siente, a veces, es complicado. Porque a  menudo  aunque se alivie el alma, siempre quedan minúsculos posos en forma de sentimientos, de pensamientos que no son capaces de brotar y darle imagen a las palabras.


 Mis  letras,mi sentir y los suspiros del alma traspasaron ese papel en blanco y recibieron el más hermoso reconocimiento en forma de premio, pero además cobraron vida  latiendo ferozmente  porque fueron versos «sentidos».  Lo más bello de las palabras es que sean capaces de tener esa fuerza de transmitir lo que se dibuja en el pensamiento,entre aromas,deseos o lamentos.


Gracias a todos los que leéis mis susurros, mis llantos, mis sueños y mis sonrisas.

Gracias por sentir, por sentirme.

viernes, 15 de febrero de 2019

Bajo el aroma



                     
                                Bajo el aroma humeante de una delicada taza de té me he sentado frente a ti, con el llanto roto y el silencio quedo, sin prisa. Así, entre susurros, para poder decir todo aquello que yo siento. Creo que no sé escribirle al amor, a pesar de saber que existe; el verdadero, el fugaz, el primero, el que se marcha huyendo, el que se asusta, el que se queda, que el te arranca la vida o el que tú me das. Así sin más, a pesar de todo aquello que nos pesa, a pesar de esa divina y traidora que es ella. Que es la vida.

Pensaba que mis ojos estarían tristes el resto de los amaneceres que me quedasen por sentir, por respirar, por anhelar, por vivir. Pensaba que solamente las lágrimas serían las que devolviesen el brillo, opaco y apagado a mis ojos .Pensaba, pensaba…No quería comenzar nuevos caminos guiada por otros pasos que no fuesen solamente los míos. Que la única sombra que se proyectase junto a mí, al deambular fuese la mía. No quería, no.

                Soy de las que no saben hablarle al amor; por temor, por miedo a que se desvanezca entre los susurros del pensamiento. Por pavor a sentir de nuevo como me cruje el alma cuando me hablas, me susurras o me miras de forma incandescente al decir te quiero. Yo no sé si soy capaz de decirlo. Yo soy  de sentir, de sentirte, cuando tu boca henchida por el deseo recorre pausadamente mis labios acariciando cada uno de mis poros con susurros de delicada paciencia. Y me besas. Y me entrego al delirio del placer de tus manos, de tu piel. De la mía.

             Yo sé que siento algo similar a quererte, porque en tus ausencias te extraño, busco refugiarme entre los sueños de tus abrazos, en el calor que desprende el aroma de tu cuerpo. Sé, que cuando estas a mi lado me pierdo en tu mirada, en tus sonrisas y a tus palabras bajo el dulce eco de tu voz. Me apresas. Yo sé que mi alma se pierde bajo el abrigo de la tuya, que quiero acariciarte con esos besos que el tiempo nos ha entregado de nuevo. Porque tú eres mi aliento, eres el viento que me ha arrastrado hasta el sigilo de tu calma. Eres, esa mirada cautiva que regala el brillo a la mía, que me busca cuando necesito asilo para el alma, para los sueños o consuelo para los sentimientos. Eres el que me otorga espacio, el que me quita el peso de la pena, de la tristeza que arrastra mi existencia.


              Sé que no es fácil querer cuando pesa el alma, el pasado o simplemente la vida. Quizás no sé escribirle a ese corazón que arrastra feroz al mío, pero lo siento en instantes de silencio roto y vacío, me detengo dentro del dolor que me aprisiona. Te observo, sé que te tengo, que me das esa paz que necesito, Te miro desde mis ojos, esos a los que temes porque te embrujan, te arrastran al pozo sin fondo de esas  mareas vivas, enfurecidas, bravas, de resacas repletas de callados pensamientos.

                   Quizás no sé decirte que te quiero, pero poseo palabras que gota a gota destilan poesía, que susurran segundo a segundo ese desvelo de tu insistencia, de tu calma, de tu compañía en mis noches de soledad, tristeza y desasosiego. Quizás no sé decirte de viva voz que te quiero, que te quiero con ese amor adulto que otorgan los años, la tranquilidad y la paciencia. Ese que fuimos, el que nos queda, el que nos dará la vida. Quizás dejo a las musas del silencio narrar estas palabras, que las esparzan, que las suelten al viento porque sé que te siento… porque siento que yo te quiero.


Certamen Cartas de Amor "Asociación Cultural Amas de Casa y consumidores El Timón,Puertollano" 2019

Deja que me pierda

Deja que me pierda en la ásperas y tórridas arenas de tu piel, que recorra como si fuese el calor  seco del sol en...